Jóvenes estudiantes de Islay y el Proyecto ADMICCO juntos para hacerle frente al Cambio Climático 

A lo largo de los últimos años nuestro planeta viene sintiendo el impacto de un nuevo Cambio Climático que afecta el Medio Ambiente y al Ser Humano. El cambio climático es una alteración del equilibrio medioambiental entre el hombre y la naturaleza, y sus consecuencias pueden ser graves si no se llevan a cabo medidas conjuntas para una adecuada adaptación y mitigación a los efectos de dichos cambios.

Siendo uno de los países que menos ha contribuido con gases de efecto invernadero, el Perú es considerado uno de los 10 países más vulnerables al Cambio Climático, también sus zonas costeras; por ello, el proyecto de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático en Zonas Costeras-ADMICCO busca concientizar y sensibilizar a la población de la provincia de Islay sobre los efectos del Cambio Climático, ya que esta provincia costera es considerada una de las ocho ciudades de menor calidad de vida en el Perú.

Instituciones Educativas, UGEL Mollendo, Municipalidad Provincial de Islay, el grupo de jóvenes ambientalistas y el Proyecto ADMICCO impulsaron una movilización de sensibilización, coincidiendo con las actividades de la COP20, llevadas a cabo en la ciudad de Lima.

La marcha de sensibilización “Islay presente en la COP20”, se realizó el pasado miércoles 03 de diciembre, contando con participación de delegaciones estudiantiles de las Instituciones Educativas: Dean Valdivia, San Vicente de Paul, San Francisco de Asís, Mercedes Manrique Fuente, Bryce Mollendo y jóvenes voluntarios de Administración de la Universidad Nacional de San Agustín. El punto de partida fue en el Obelisco de la Av. Mariscal Castilla y culminó en la Playa Uno.

En la Playa Uno, el especialista en zonas marino-costeras del Proyecto ADMICCO Brian Oblitas y los estudiantes de cada Institución Educativa que participaron de la campaña, realizaron la medición del nivel del mar que alcanzaría en el año 2100 por efecto del cambio climático. El resultado de dicha medición indica que el mar avanzaría entre 50 y 100 metros, llegando hasta el borde de la carretera costanera, y este sería un efecto negativo al desarrollo social y económico de las poblaciones futuras de la Provincia de Islay.

Con esta marcha se difunde la importancia de la conservación de nuestro medio ambiente, ante los efectos negativos del cambio climático en la Provincia de Islay. Todos estamos llamados a lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que evite riesgos peligrosos sobre nuestras actividades productivas y socio económicas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.