Informe: Preocupaciones de población de Islay respecto al Proyecto Tía María

Informe: Preocupaciones de población de Islay respecto al Proyecto Tía María

El estudio recoge y analiza el estado de las percepciones de los actores locales del conflicto ocurrido en el Valle del Tambo e indaga sobre  la  pertinencia social de proponer un informe técnico independiente del EIA del proyecto minero Tía María, como un aporte a la resolución del  presente conflicto.

Fue encargado por el Gobierno Regional de Arequipa y entregado mediante exposición a la Gobernadora Yamila Osorio el martes 21 de julio, donde además participaron el Presidente del Consejo Regional, y los Alcaldes de la Provincia y de los distritos de Cocachacra, Mejía y Matarani. El informe ha tenido una amplia cobertura en medios locales y nacionales.


RESUMEN EJECUTIVO

INFORME:

Inquietudes y preocupaciones de la población
de la provincia de Islay, respecto al EIA del proyecto minero Tía María de Southern Copper Corporation

 

Arequipa, 20 de Julio 2015

La presente investigación ha tenido el encargo de recoger y analizar el estado de las percepciones de los actores locales del conflicto ocurrido en el Valle del Tambo e indagar sobre la pertinencia social de proponer un informe técnico independiente del EIA del proyecto minero Tía María, como un aporte a la resolución del presente conflicto.

Para ello se ha llevado a cabo un cuidadoso acopio de información sobre qué es lo que están pensando y sintiendo hoy en día las personas: agricultores, autoridades, jóvenes y mujeres del Valle de Tambo.

Las condiciones del trabajo realizado, por los hechos violentos vividos, no han sido fáciles, por ello, hemos preferido mantener en el anonimato a las diferentes personas encuestadas, entrevistadas y participantes de talleres. Se ha cubierto la gran mayoría de los poblados y territorios y consideramos que las percepciones recogidas son novedosas y sumamente valiosas para la toma de decisiones de los órganos de Gobiernos correspondientes.

  1. Las secuelas del conflicto han configurado una nueva realidad de daño emocional, económico, físico e institucional en el Valle del Tambo.

El conflicto vivido con extrema violencia, en particular entre los meses de marzo, abril y junio, han creado una nueva realidad de daño. Es decir, si antes de estos hechos, las reacciones de oposición se basaban en posibles y futuras amenazas, como la contaminación al valle y el incremento del costo de vida, reforzada por la desconfianza hacia la empresa, por hechos ocurridos en el pasado o en otros territorios. Ahora el daño deja de ser una amenaza hacia el futuro y se convierte en una vivencia ocurrida.

Estos efectos son ostensiblemente mayores a lo sucedido en el 2011 cuando se generaron también acciones de resistencia social al Proyecto Tía María. Las razones del mismo no solo es por su mayor duración, sino porque el eje de la acción policial y la movilización social se trasladó de la Panamericana al interior de los poblados del Valle de Tambo.

“Yo no estaba en las movilizaciones pero los gases se metieron a mi casa. Esto no ha pasado en los anteriores enfrentamientos de los huelguistas. No es justo, yo no me he metido en ningún momento en el conflicto del proyecto minero”.

“Los mayores afectados de los bombas lacrimógenas han sido los niños y adultos de la tercera edad”.

La población vive una secuela de impactos traducido en: pérdidas económicas, afectaciones en su vivienda, restricciones en su libertad, vivencia de eventos traumáticos, deterioros en su integridad física, pérdida de oportunidades, retrasos en su aprendizaje, deterioro de la reputación, etc. que requieren ser reconocidas, clasificadas, inventariadas y, sobre todo, reparadas.

Debe aclararse que en la información recogida estos impactos comprenden no sólo a la población que participó en las movilizaciones, sino a quienes adoptaron una posición contraria y en aquellos que no participaron ni se pronunciaron a favor o en contra.

El 89% de la población manifestó sentirse muy afectada y afectada por lo ocurrido en el conflicto.

Esta declaración de daño se singulariza como una afectación en términos emocionales, incremento del temor, deterioro de la confianza y pérdidas económicas, el 72% de la población reconoce estos impactos.

El impacto emocional es preocupante en particular en los niños.

“Los niños le tienen miedo a la policía. Cuando ven a un policía cerca de sus casas creen que vienen a detener a su papá… se aterrorizan cuando escuchan una licuadora porque confunden con el sonido de los helicópteros”.

Existen incluso opiniones que entran en una fase de negación de las afectaciones emocionales lo cual es más delicado, pues puede crear las condiciones de aparición de una cultura de violencia.

“El Valle no ha tenido pérdidas… en todo caso la única que ha perdido soy yo, ya que las tanquetas invadieron los terrenos de mis arrozales echándolas a perder la cosecha…. los niños no han tenido ninguna secuela sicológica, por el contrario, han fortalecido su carácter porque han aprendido en la lucha contra la minera a defender lo que es suyo”

  1. Existe una opinión mayoritaria por la elaboración de un informe técnico independiente del EIA

Un hito importante del conflicto, está relacionado al anuncio por parte de un funcionario de Southern del retiro de la empresa del proyecto. Ello obligó a que el Gobierno expresara enfáticamente su desacuerdo, anunciando el respaldo a la ejecución del mismo, opinión que luego fue respaldada por el Presidente Ejecutivo de la empresa.

Esta situación que obliga al Gobierno, a tomar una posición, genera, según la mayoría de entrevistados una percepción de parcialidad del Gobierno y una muestra de vulnerabilidad de la propia empresa, y cuyo efecto fue que el paro indefinido, que en su cuarto día estaba débil, se revitalizara y cobrara fuerza.

Esta percepción de ausencia de imparcialidad por parte del Estado, tiene en los entrevistados un punto inicial de quiebre cuando se aprueba, según lo pobladores, el segundo EIA sin haberse levantado previamente las 138 observaciones de la UNOPS.

Este procedimiento, según los entrevistados, agudizó los temores ambientales existentes, los mismos que están claramente identificados: la presencia del material particulado en el valle, las filtraciones y la contaminación por el proceso de lixiviación y la contaminación por la cercanía del proyecto al Valle.

Es en este contexto es que debemos entender el significado de que al 87% de la población encuestada le parece importante y muy importante, la intervención de un tercero independiente para que emita un informe técnico sobre el EIA. Ello, puede entenderse, según las entrevistas realizadas a las autoridades, dirigentes y líderes sociales de tres maneras:

  • Que la población estaría esperando que este informe del EIA ratifique sus percepciones que el proyecto Tía María contamina y que por lo tanto no debe ejecutarse;
  • Que la población podría aceptar la ejecución del proyecto siempre y cuando la consultora independiente despeje las dudas y plantee las medidas más adecuadas para mitigar los impactos ambientales;
  • Que la población podría aceptar el proyecto siempre y cuando sea ejecutada por una empresa que no sea Southern Copper Corporation.

Solo un 9 % de la población no le parece importante o nada importante, y presumimos que podría ser porque las cosas con respecto al proyecto Tía María, ya están definidas.

  1. Los interlocutores del Valle del Tambo mantienen el respaldo social pero están limitados en su representación.

Los alcaldes son considerados como las instituciones que mejor representan al pueblo en un 47 %, mientras que un 25 % considera que son las organizaciones sociales y el frente de defensa. El respaldo hacia estas instituciones, autoridades y dirigentes no ha sido mermado a pesar de las intervenciones y enjuiciamientos de algunos de sus dirigentes.

Incluso preguntados sobre la conducta del dirigente Pepe Julio Gutiérrez algunos pobladores no le quitan su apoyo y consideran que ha sido víctima de una acción planificada por el Gobierno y la empresa.

Pepe Julio Gutiérrez es reconocido a través de diferentes intervenciones como el líder principal, el autor intelectual y el que construye la oposición al proyecto. Ellos mencionan que el promueve el copamiento de instituciones y organizaciones locales, la aparición de radios y televisión por cable locales que difunden en forma ininterrumpida contenidos sobre desastres ambientales adjudicados a la minería.

La diferencia entre su liderazgo y capacidad organizativa frente a los demás dirigentes es notoria.

Al salir Pepe Julio Gutiérrez de escena, la oposición queda literalmente sin brújula y sin capacidad de negociación.

Los comentarios sobre la acción violenta de los denominados “espartambos” u otros similares no van en el sentido de su crítica o cuestionamiento, sino de una justificación por ser el comportamiento de jóvenes indignados. De igual modo los mismos no fueron reconocidos como gente que viene de fuera, sino que son del lugar.

Preguntados un grupo de jóvenes opositores sobre las fuerzas del orden, ellos mencionaron no tener ningún temor porque se vienen preparando desde hace mucho para enfrentar a la policía.

  1. La recuperación de la paz, la tranquilidad y la reparación social: Es una etapa previa e ineludible.

Los sentimientos de frustración se extienden en los opositores y no opositores del proyecto. Incluso estos últimos manifiestan que se sienten traicionados y abandonados y que dudan que en una próxima oportunidad pueden prestar su apoyo al mismo.

La principal demanda de la población es la Recuperación de la paz y la tranquilidad en la zona. Cualquier paso en ese sentido será bien recibido. Por ello la suspensión indefinida del proyecto y el levantamiento del Estado de Emergencia es percibido mayoritariamente como la medida más adecuada: el 72 %.

Cualquier futura acción gubernamental orientada a generar condiciones para un posible acuerdo por la ejecución del proyecto requiere aceptar que existe una etapa previa cuyo tiempo no es posible determinarlo con certeza y que consiste en dejar un transcurrir, un periodo necesario con ausencia de presiones y demandas. Un período en donde deben realizarse cuidadosamente acciones, obras y actos que reencuentren al Estado con la población.

A la pregunta de cuáles son las obras más importantes para la población las mismas están referidas a la agricultura con un 41% traducido en la represa Paltuture, el apoyo al agro y el riego tecnificado.

A su vez hay una demanda para que la impunidad no se mantenga y los actos ilegales ocurridos en todos los sectores sean debidamente sancionados.

La dificultad para reiniciar un diálogo se aprecia cuando se señala que no existen los suficientes interlocutores. La mayor probabilidad es que la nueva dirigencia social que reemplace a la actual esté conformada por dirigentes aún más radicales que los anteriores. Y los alcaldes, algunos de ellos intervenidos y vacados, no están dispuestos a correr ningún riesgo de tomar la responsabilidad de participación y relación con el Gobierno en relación a la factibilidad del proyecto en términos inmediatos.

Consideramos finalmente que las posibles respuestas a una supuesta decisión de autorización del proyecto e inicio del mismo son por demás desencadenantes de un nuevo clima de violencia.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.