Situaciones como éstas se repiten cuando se comprueba que algunas autoridades conforman ONGs que terminan envueltas en actos de corrupción y delitos lo que pone en la mira a muchas otras organizaciones sociales sin fines de lucro, aunque tengan prácticas y trayectorias totalmente diferentes.

El control del Estado y de las propias Agencias de Apoyo sobre las Organizaciones No Gubernamentales durante la última década es estricto. Las ONGs rinden cuentas de su gestión periódicamente, no sólo a las Agencias que financian su trabajo, sino que además, tributan a SUNAT y suministran información al Ministerio de Trabajo como cualquier entidad jurídica, además, son supervisadas por la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI).

En un ambiente de desconfianza como el dejado por el gobierno de Fujimori, es lógico que la ciudadanía se encuentre a la expectativa de cualquier información que ponga en cuestión el uso de recursos que deben ser orientados para el desarrollo, por lo que resulta pertinente que todas las entidades del Estado e instituciones de la sociedad civil, incluidas las empresas, ofrezcamos explicaciones y se dispongan mecanismos de control sobre los actos que realizamos.

En diversas ciudades del sur del Perú trabaja la Asociación Civil “Labor”, con una vida institucional de 23 años de vigencia. Tiene su sede central en el Puerto de Ilo, otra sede en la capital de departamento Moquegua, en Lima, Arequipa y una oficina itinerante en Puno.

Labor brinda asistencia y asesoría técnica respecto a los impactos ambientales y sociales de la minería, nuestra participación en alianza con otras instituciones en Tambogrande, La Oroya, Huaraz, Ilo y Moquegua refuerza la necesidad de apoyar a las comunidades en el desarrollo de sus capacidades para la defensa de sus derechos e incidencia sobre decisiones de las empresas y organismos del Estado y para establecer diálogo con las empresas e instancias de gobierno.

Hemos facilitado y promovido espacios de concertación y el surgimiento de capacidades para el liderazgo en diversos procesos de planificación del desarrollo local; uno de los logros más destacados es la realización, de la Escuela de Líderes, en Arequipa y Moquegua, cuya metodología combina el saber con el hacer y en la que participan dirigentes de diferentes comunidades.

Contribuimos a los espacios de concertación donde participamos, en este sentido los grupos de estudios técnicos del aire (GESTA) zonales de Ilo y Arequipa se han constituido en espacios importantes de trabajo concertado para la gestión de la calidad del aire. Ilo se mantiene como referente para otras ciudades en el tema de gestión del desarrollo local y, ha contribuido a mantener vigentes los espacios de concertación del desarrollo.

En el puerto de Ilo, Labor ha asesorado a la Coordinadora de los Comités de Gestión del Desarrollo, y apoyado en su consolidación a los Comités de Gestión del Desarrollo -Educación, Salud, Organizaciones Sociales, Turismo, Puertos, Agronegocios, PYMEs y Pesca- y a la Mesa de Presupuesto Participativo.

Además, superando adversidades, brindó información a la ciudadanía sobre el incumplimiento del Programa de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) de Southern Peru y al Consejo Regional, buscando que tanto la empresa minera como el Estado participen en una Mesa de Diálogo.

En Moquegua nos mantuvimos liderando, al lado de otros actores locales, la inclusión de propuestas en los planes de desarrollo. El inicio del proyecto sobre paltas ecológicas nos permitió ingresar, junto con los agricultores, en la producción destinada a la comercialización.

En Arequipa se realizó una gestión importante. El Comité Inter Institucional para el Mejoramiento de la Salud Ambiental de Arequipa (CIIMSA) se ha convertido en un importante espacio de concertación orientando proyectos de gestión ambiental. Así mismo, se culminó el relleno sanitario para Arequipa Metropolitana, afirmándonos en el trabajo directo con sectores de la población: en los barrios de San Lázaro y Nicolás de Piérola, se ha hecho segregación domiciliaria de residuos sólidos y se ha difundido el plan de desarrollo impulsado por la Municipalidad de Sabandía.

Se ha participado en los comités de coordinación local, en el GESTA zonal y en la Comisión Ambiental Regional (CAR) Moquegua. Una adecuada estrategia en los medios de comunicación ha llevado a que los pobladores participen en las campañas ambientales.

En Puno los representantes de instituciones, organizaciones y empresas han incrementado sus capacidades de gestión y avanzado en el fortalecimiento del Comité Multisectorial de Ecología y Medio Ambiente (CMDEMA), que ha iniciado su proceso de inscripción en Registros Públicos y ha elegido su primera directiva, presidida por la municipalidad, que viene asumiendo su rol de manera responsable.

Desde Lima se apoya la formación de la Asociación Nacional de Municipalidades Impactadas por la Minería-ANMIN y se contribuye al espacio denominado Grupo de Diálogo “Minería y Desarrollo Sostenible”, a fin que se convierta en un referente para el establecimiento del debate nacional. Hoy demandan nuestra intervención con metodologías y temas que caracterizan nuestro trabajo.

Labor desarrolla sus actividades en asociación con autoridades, funcionarios y técnicos de los gobiernos locales y de entidades del Estado, líderes comunitarios y de organizaciones sociales, empresarios y productores agrarios, profesionales, ONG, entidades asociadas en redes y consorcios, personalidades y todos los hombres y mujeres preocupados tanto por la problemática ambiental como por el desarrollo local.

Así como la nuestra, existen otras ONG en las diferentes regiones que vienen cumpliendo su rol sea en los ámbitos urbanos o rurales, con resultados importantes por los que obtienen el reconocimiento de la ciudadanía y de las instituciones y organizaciones con las que trabajan. Si se dan casos de corrupción en el mundo de las ONG, éstos deben ser debidamente investigados y sancionados, pero diferenciándolas de aquellas que tienen una trayectoria al servicio del Desarrollo.